Citar en Vancouver

Tabla de contenido

Cuando estudiantes o profesionales deben realizar trabajos de investigación, el buen uso del material informativo es un pilar fundamental para darle validez y soporte al trabajo realizado. Existen muchos tipos de normas para citar y referirse a la bibliografía consultada. Uno de estos estilos es el de las normas Vancouver, el cual es ampliamente utilizado principalmente en las publicaciones médicas y otras ciencias relacionadas con la salud.

Lista de tipos de fuentes y cómo citar en Vancouver con el Generador Automático de Referencias:

La siguiente, es una lista de los tipos de fuente con las que un investigador se puede topar durante la realización de su trabajo:

Qué es el sistema de referencias y la citación en Vancouver

El estilo Vancouver lo conforman un conjunto de reglas que buscan un criterio de uniformidad cuando se requieran realizar citas de bibliografía. Esto con la finalidad de conseguir cierta analogía en las revistas biomédicas, respondiendo a criterios comunes de los investigadores de estas áreas.

Las normas Vancouver surgieron en el año 1978. Su nombre real fue Uniform Requirements for Manuscripts Submitted to Biomedical Journals, lo que se traduce como Requisitos de Uniformidad para Manuscritos Presentados en Revistas Biomédicas. Se conocen como “Vancouver” porque son el resultado de un consenso celebrado en Vancouver, Canadá.

En las directrices que se reflejaron en estos estándares de publicación se incluyen los formatos para fuentes bibliográficas de la NLM (National Library of Medicine), institución de Estados Unidos.

El grupo que se conformó para la elaboración de estas nuevas normas, ahora conocido como Grupo de Vancouver, se desarrolló hasta transformarse en el ICMJE (International Committee of Medical Journal Editors). Este instituto se encarga de las revisiones y actualizaciones de las normativas Vancouver, reuniéndose para ello con una frecuencia anual.

Cómo genero y doy forma a mis citas en Vancouver

Una característica interesante de las normas Vancouver es que, a diferencia de otros tipos de bibliografía estandarizados, no señala explicaciones para citar estilo Vancouver, sino que enlista ejemplos de diferentes tipos de fuentes bibliográficas. La primera edición de las normas Vancouver contenía 35 ejemplos diferentes, mientras que las normas Vancouver actualizadas en su última versión tienen 44.

Al momento de citar información de otro autor en el texto o cuerpo, el investigador se encuentra con dos modalidades: las citas directas y las citas indirectas.

En ambos casos es necesario indicar a quién o quiénes pertenecen la información que se cita, lo cual se indica con números. En el texto, deben enumerarse cada una de las fuentes según su orden de aparición en el texto, tablas y figuras. Se colocan números arábigos, pudiendo estar en superíndice1, entre paréntesis (1), entre corchetes [1], o combinando corchetes con superíndice [1]. Estos números deben colocarse también en la bibliografía, delante de la información del autor al que corresponda la cita en el texto.

En caso de que el documento citado esté realizado por más de dos autores, se debe colocar el apellido del primero seguido de la abreviatura et al. y luego el número de referencia.

Generador de citas Vancouver, cómo funciona y cómo referenciar

A parte de las extensas guías sobre cómo citar, nuestras herramientas gratuitas están diseñadas para facilitarte la vida. El generador de citas Vancouver te ayudará a crear tu bibliografía de forma rápida, 24 horas al día 7 días a la semana. 

1 – Elige el tipo de fuente que vas a referenciar.

2 – Completa los campos del formulario.

3 – Haz click sobre generar cita en Vancouver

4 – Copia y péga la referencia en la bibliografía del trabajo. 

La ventaja del generador automático de citas Vancouver es que no necesitas saber demasiado sobre el sistema de referencia en cuestión, los formularios te conducirán por toda parte del proceso y te indicarán qué información vas a necesitar para hacer tu referencia.

Una vez que hayas puesto toda la información que te pide, el generador automáticamente le dará forma a la cita para que encaje en cuanto al estilo Vancouver y el tipo de fuente.

Ejemplo de citas en Vancouver

  • Cita textual Vancouver directa

Es llamada así la cita que se escribe textualmente. Es decir, cuando se trata de un extracto exacto del documento consultado. Para efectos de las normas Vancouver, esta cita textual debe ser breve, debiendo tener menos de 5 renglones de longitud. Además, va entre comillas, y el número que corresponde a la fuente en la bibliografía del trabajo se coloca al final, entre las comillas y el punto.

A continuación, un ejemplo de cita directa:

“Se prevé que para el año 2025 más del 75% de las personas con diabetes vivirán en los países en desarrollo y que la prevalencia será mayor entre las mujeres y tendrá mayor presencia en las ciudades”(1).

  • Cita textual Vancouver indirecta

La cita indirecta es aquella en la que se menciona que la información de un autor está contenida, pero expresada con las palabras de quien escribe. En estos tipos de citas, que suelen ser más numerosas en una investigación, la información se integra en el texto, sin hacer uso de comillas, y el número de la referencia bibliográfica se escribe luego del apellido del autor y antes de escribir sus ideas.

Este sería un ejemplo de cita indirecta con más de dos autores:

Casanueva et al. (1) indican que el pronóstico para el año 2025 sobre esta enfermedad, es que más del 75% de los diabéticos se encontrarán en países en desarrollo. Así mismo, consideran que habrá prevalencia general en las mujeres, así como en los entornos urbanos.

Si se tratara de un solo autor, bastaría con escribir Casanueva (1).

Cómo hacer una bibliografía con normas Vancouver y qué formato debe tener

Una bibliografía Vancouver debe ubicarse al final de la publicación de investigación. Como se ha mencionado, el orden de la lista de referencias es numérico. Se asignan números a partir del 1 según el orden de aparición de cada fuente, no se toma en cuenta el orden alfabético como en otros estilos. El formato para las referencias varía en función del tipo de documento consultado, tomando como base los ejemplos antes descritos.

Además de estas pautas, los siguientes son consejos prácticos para realizar trabajos con estilo Vancouver con éxito:

  • Cuando se realiza más de una cita en el texto, deben separarse con comas. Si las citas son correlativas, se menciona la primera y la última, separando con guión.
  • Solo se deben incluir como fuentes las referencias que fueron consultadas directamente por el investigador. No es válido realizar citas de citas, ni utilizar segundas fuentes. Esto con la finalidad de evitar que se atribuyan a un autor ideas u opiniones inexistentes. Por otro lado, si el trabajo está mal citado en la fuente consultada, se puede contribuir a perpetuar el error de cita.
  • El investigador debe consultar los documentos que cita completos, evitando en lo posible citar resúmenes. En un caso justificado en el que se cite un resumen, se debe especificar que así se hizo. Para indicarlo, se coloca [Resumen] o [Abstract]  luego del título.
  • Los nombres de las revistas se abrevian de acuerdo con el estilo vigente de la NLM.
  • Es recomendable no incluir obras que estén escritas en idiomas poco frecuentes. En caso de que el investigador se vea obligado a citarlos, y de que su grafía no sea latina, se recomienda traducir el título al español o al inglés.
  • Se recomienda evitar la cita de revistas traducidas al español, y en su lugar recuperar la cita de la versión original. Las versiones originales suelen ser más fáciles de localizar, además de que esta medida concede un carácter más fidedigno.
  • Las obras y los documentos que se citan deben ser recientes, con información actual. Algunas revistas señalan que no deben tener más de 5 años, siendo preferible que sean en los dos últimos.
  • Es recomendable no utilizar en la bibliografía documentos, informes, memorias, protocolos y otros similares que no estén publicados, porque puede ser difícil su localización, identificación y acceso. Sin embargo, en caso de que sean usados, pueden incluirse como “observaciones no publicadas”.
  • Las referencias sobre documentos aceptados para su publicación pero que aun no estén publicados se deben describir con expresiones como “en prensa” o “próxima publicación”. En estos casos, los autores deben obtener una autorización escrita y constancia de que la publicación fue aceptada. La información sobre manuscritos presentados a una revista pero que no hayan sido aceptados se deben describir como “observaciones no publicadas”.
  • Se debe evitar el uso de comunicaciones personales, salvo cuando en esta se facilite información indispensable que no se encuentra en fuentes accesibles al público. De ser así, se debe colocar entre paréntesis el nombre de la persona y la fecha de comunicación, en el texto. Si la investigación es un artículo científico, el autor que cita la comunicación personal debe conseguir una autorización por escrito.
  • Por lo general, las revistas recomiendan que los trabajos originales incluyan de 20 a 30 referencias, los originales breves y las notas clínicas de 10 a 20, y las cartas al director 10 como máximo.

Por qué necesito citar fuentes

Todo trabajo de investigación requerirá consultar diferentes fuentes de información. Bien sea para que el autor se pueda instruir debidamente en el tema, o para sustentar sus argumentos frente al lector, requerirá el uso de información de terceros. Este es un aspecto ineludible para los trabajos de medicina y ciencias de la salud, que emplean el estilo Vancouver ampliamente.

La importancia de citar correctamente las citas consultadas no se reduce a un solo motivo. Una investigación bien fundamentada debe incluir referencias de trabajos y obras científicas que respalden las ideas y los argumentos propuestos, además de que le confiere seriedad y fiabilidad a nuestras publicaciones, además de demostrar que el autor se preocupa en realizar trabajos de calidad. Por otro lado, con el uso responsable de la información y otorgando el crédito merecido a los autores que consultamos, nos protegemos del plagio, que es considerado un delito y un hecho de gravedad por muchos países e instituciones. El desprestigio y las potenciales sanciones que conllevan el plagio no merecen la pena, por el hecho de obviar el crédito que le corresponde a un autor cuando se utiliza su información como parte de los cimientos de nuestras investigaciones.

Otros estándares de redacción y citación conocidos

Además de las normas de citación Vancouver, existen otras normativas internacionales para la redacción de artículos y trabajos tanto académicos como profesionales. Estos son algunos de los estilos de redacción profesional más conocidos y aceptados a nivel internacional:

  • Normas APA.
  • Normas Harvard Business School.
  • Oxford
  • Normas MLA (Modern Language Association of America).
  • Normas MHRA (Modern Humanities Research Association).
  • Estilo Chicago-Deusto.
  • Normas AMA (American Medical Association).
  • Normas IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers).
  • Normas ASA (American Sociological Association).

Comparte este post con más estudiantes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
¿Necesitas crear referencias a menudo?

Añade ReferenciasBibliograficas.com a marcadores (favoritos) para entrar en un click. Por favor, teclea:

  • CTRL + D (en Windows)
  • Command + D (en Mac)