Cómo organizar y estructurar ensayos académicos

Tabla de contenido

Este artículo presenta algunos consejos que te ayudarán a descubrir la mejor manera de estructurar tu ensayo.

Cuatro consejos para la organización

En general, el propósito del ensayo debe dictar la organización del mismo: para ello conviene preguntarse qué afirmaciones se necesitan establecer para que el lector crea que la principal afirmación del ensayo es correcta. Las afirmaciones que ayudan a establecer dicha afirmación principal se llaman «afirmaciones de apoyo».

En muchos casos, cada afirmación de apoyo recibirá un párrafo. Cuando estés esbozando, intenta formular estas afirmaciones de apoyo como frases de temas generales. En algunos casos, estas afirmaciones de apoyo también requerirán algún argumento para que el lector las crea. Si este es el caso, vale la pena considerar la posibilidad de añadir uno o dos argumentos adicionales en párrafos separados para ayudar a establecer la reclamación de apoyo.

Una vez que tengas una idea de las afirmaciones de apoyo que formarán la base de los párrafos, considera los siguientes consejos:

Los argumentos suelen ir desde la reivindicación más simple a la más compleja

En otras palabras, el cuerpo de un buen ensayo argumentativo a menudo comienza con las afirmaciones más simples y ampliamente aceptadas, y luego pasa a las más complejas y polémicas. Hay un par de razones para esto:

  • A menudo, un lector debe entender las afirmaciones más básicas antes de que pueda entender las más complejas.
  • Si se comienza con un punto en el que los lectores están de acuerdo sin mucho problema, se puede construir sobre este acuerdo para convencerlos de algo más contencioso.

Dar los antecedentes con anticipación

Si se tiene tanta información de fondo que no se puede dar con suficiente precisión en la introducción, esta información normalmente encabezará el cuerpo del ensayo, o la sección a la que sea relevante.

Definir los términos según sea necesario

El lenguaje técnico debe ser definido antes o durante su uso. Nunca hay que esperar mucho para definir un término que se ha usado:

  • Si puedes, define tus términos conforme los usas.
  • Si tienes tanto lenguaje técnico que definir los términos a medida que los usas resulta demasiado interrumpido para la lectura, emplea un párrafo (más o menos) para definir los términos y mostrar cómo se relacionan entre sí.

Comparte este post con más estudiantes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario