Plagio: qué es, tipos y cómo detectarlo

El plagio es un asunto que no debe tomarse a la ligera. En la actualidad, con la fácil accesibilidad a redes de datos al instante, se consultan y utilizan miles de fuentes de información a toda hora. Es responsabilidad del usuario de esa información, formarse debidamente sobre el uso correcto de la misma. Esto incluye, por supuesto, comprender qué se considera plagio académico, cómo puede ser evitado y las consecuencias del plagio para el infractor.

En ocasiones, el investigador puede incurrir en prácticas de plagio por desconocimiento, al no comprender el alcance de este concepto. Pero la ignorancia de las faltas propias no libra al actor de la infracción de posibles consecuencias. Recordemos que el plagio es considerado un delito, y puede acarrear fuertes sanciones al estudiante y al profesional. Como el plagio sigue siendo tal aunque el investigador no haya tenido intención, la mejor forma de prevenirlo y evitar situaciones bochornosas es aprendiendo al respecto. Es un asunto que no tiene nada de complicado, y que es muy conveniente conocer.

Así como han crecido exponencialmente las fuentes de información, también se han desarrollado estrategias, tips y herramientas que te pueden ayudar a prevenir el plagio en tus trabajos, e incluso verificar el plagio en cualquier texto. No merece la pena correr el riesgo de sanciones, suspensiones, expulsiones y penosas manchas en el historial profesional por desconocimiento del uso correcto de la información. Es por ello que en este artículo encontrarás todo lo que necesitas saber sobre el plagio y cómo prevenirlo.

Definición de plagio

Según el diccionario de la Real Academia Española (RAE), el acto de plagiar consiste en “copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”. Tanto en el ámbito estudiantil como en el profesional, es posible que el investigador incurra en plagio cuando consulta fuentes de información para sustentar sus trabajos, si las interpretaciones, menciones y créditos no se efectúan correctamente.

¿Por qué ocurre el plagio académico?

Durante la elaboración de ensayos, informes, proyectos o casi cualquier tipo de trabajo académico, es necesario el compendio de información de diferentes fuentes. El uso de información externa no es solo válida, sino es que imprescindible. Sin embargo, en muchas ocasiones, los estudiantes no son conscientes de que hay formas correctas e incorrectas de emplear esta información.

En otras lamentables ocasiones, el estudiante es consciente del fraude que comete, pero le resta importancia a sus acciones por no comprender el impacto de esta afrenta. Y si bien es cierto que el nivel de desaprobación del plagio es cultural, y que en algunos países puede tener menos importancia que otros, es innegable que cometer fraude es un irrespeto al esfuerzo y el trabajo de quienes han contribuido a consolidar los pilares de sus áreas del saber.

¿Cómo se puede evitar el plagio?

Primero, es necesario saber qué está considerado como plagio. Para muchos, la idea del plagio puede limitarse solo a copiar textualmente el trabajo de otro, pero lo cierto es que existen otras acciones que también entran en esta definición, que son menos conocidas.

Existen varios tipos de plagio, algunos más obvios que otros. Para comprender qué se considera como plagio y cómo evitarlo, a continuación, se describen los tipos de plagio académico más comunes y consejos para evadir estas prácticas:

  • Copiar textualmente

El famoso “copia y pega” de las aulas. Este tipo de plagio es el que ocurre cuando el investigador copia un texto con exactitud, sin utilizar comillas o cursivas ni citar la fuente de la información.

Muchas instituciones permiten el uso de citas textuales para sus trabajos e investigaciones. Sin embargo, existe reglamento para ello. Principalmente, el uso de comillas para indicar que se trata de una cita textual, así como restricciones de longitud de este tipo de citas. Por supuesto, es infaltable la mención de la fuente original de la información, acorde con las normas de citas bibliográficas de la institución.

El siguiente es un ejemplo de una copia textual:

La docente especialista Dalia Márquez sugiere la combinación de métodos tradicionales con herramientas modernas para optimizar el ritmo de aprendizaje.

En este ejemplo, existe un hipotético plagio porque no se emplearon comillas ni se cita la fuente de la que se obtuvo la información.

  • Reordenar las ideas del texto original sin citar su origen

Este tipo de plagio ocurre cuando se altera el orden de las ideas del texto para evadir las similitudes más obvias, pero sin citar la fuente de información. Aun cuando el investigador reacomode las ideas del texto a su conveniencia, debe citar al autor o autores de la información que tomó para su investigación.

El siguiente es un ejemplo de reordenación de ideas, basado en el ejemplo anterior:

La docente especialista Dalia Márquez propone optimizar el ritmo de aprendizaje con la combinación de métodos tradicionales con herramientas modernas.

A pesar de que se hayan reorganizado las ideas, se trata de una información que no nos pertenece. Por ende, necesita mencionar el autor original de la información.

  • Copiar segmentos del texto original sin citar

Aun cuando solo se utilicen extractos de la idea, el uso de 3 o más palabras de un autor sin citarle es suficiente para considerarse como plagio. Es por ello que, aun cuando se tome un pequeño extracto de la obra de un autor, es necesario otorgarle el crédito con la correspondiente cita.

Ejemplo de extracto con plagio: Se sugiere el uso de métodos tradicionales con herramientas modernas en conjunto.

Al igual que en los ejemplos anteriores, es necesario citar debidamente la fuente de información.

  • Parafrasear sin citar

El parafraseo es un método muy útil para la elaboración de investigaciones sin plagio, pues implica la interpretación y el uso de palabras propias. Sin embargo, aun cuando el investigador parafrasea una información, debe otorgar crédito a los autores de sus fuentes informativas.

Ejemplo de parafraseo sin cita: La docente especialista Márquez propone el trabajo conjunto con técnicas habituales de enseñanza y herramientas modernas para optimizar el aprendizaje.

El parafraseo también se considera plagio aun cuando se trate de un compendio de ideas de diferentes fuentes. Aún si se toman ideas o extractos de diferentes autores para elaborar un único párrafo, corresponde indicar cada una de las fuentes de dichas ideas.

  • Presentar cualquier tipo de información que no sea de dominio público sin citar su fuente

Hay información que no necesita fuente, porque es del dominio público. Por ejemplo, los días que componen una semana, o cuántos minutos componen una hora. Pero la información específica de cualquier área del saber que no sea de dominio público debería provenir de una fuente citable.

Para evitar este tipo de plagio, es aconsejable soportar toda la información posible con obras de autores citables, siempre procurando consultar la obra original y evitando utilizar fuentes secundarias.

  • Utilizar una idea de una conversación sin dar mérito a su creador

Cuando se incorpora en un trabajo la idea de otra persona sin citarle, aun cuando esta solo haya sido expresada en forma verbal, también es una forma de plagio. Por ejemplo, si el autor de un artículo periodístico se apropia de una idea que le escuchó a un colega para incorporarla a su texto, debería referenciar su fuente de información como “comunicación personal”, de lo contrario, incurriría en plagio de ideas.

  • El uso de material de un compañero o material propio anteriormente divulgado

Utilizar material de un compañero de estudios o trabajo, e incluso el uso de material propio, también son formas de plagio académico. Como se verá más adelante, también es posible darle un mal uso a las obras del propio autor que han sido presentadas en el pasado. Para hacer uso de estas obras también es necesario realizar citas; es decir, “auto citarse”.

  • Pagar a terceros para que contribuyan en un trabajo sin dar crédito

Se considera una forma de plagio el pagarle a un compañero o cualquier otra persona, como servicios de redacción, para la elaboración de trabajos propios. Especialmente porque, por lo general, quien paga por estos servicios se asigna toda la autoría, omitiendo el trabajo de terceros.

El pagarle a otra persona para que realice el trabajo académico propio es una práctica reprensible, que debe ser evitada a toda costa. Los logros educativos son personales e intransferibles, porque representan una “validez” del conocimiento que esa persona posee para optar por un título académico o profesional en particular. La obtención de notas positivas fraudulentas confiriéndose el trabajo y el conocimiento de otra persona, no puede menos que diluir la legitimidad del título y la calidad profesional de quien incurre en esta práctica.

Dentro de esta categoría de plagio también podría incluirse la compra directa de material para ser incluido como parte de una obra propia, sin citar la fuente. Aun cuando se haya pagado por un material, no deja de ser autoría de otra persona.

  • Usar traductores en línea o software de traducción para obtener material traducido sin citarlo

Utilizar fuentes informativas que estén en otro lenguaje no es excusa para evadir las citas pertinentes. El uso de software o de traductores online es válido para acceder a información en otro idioma, pero este sigue siendo material de otro autor que necesita ubicarse dentro de las referencias.

Algunos estudiantes pueden valerse del uso de estas herramientas para evitar la cita de los autores, pues es más difícil detectar el plagio de un documento que se encuentra en un idioma diferente al original. Sin embargo, este plagio es tan censurable como cualquiera de los anteriormente descritos. Cualquier palabra ajena debe ser acreditada a su autor original.

  • Uso de fotografías e imágenes de terceros sin citas

Cuando se utilizan imágenes, como fotografías, infografías, tablas, gráficas, dibujos y cualquier otro tipo, también es necesario citar la fuente de la que se obtuvo. Muchas de las imágenes útiles para un trabajo se pueden seleccionar de fuentes citables.

Para el uso de imágenes para publicaciones web sin riesgo de problemas por plagio, también existen bibliotecas online de imágenes libres de licencia.

Autoplagio

En primera instancia, la idea de la existencia del autoplagio podría parecer un sinsentido. Parecería lógico pensar que no debería considerarse una falta el uso de material propio, al no verse comprometido el crédito de alguien más por su trabajo. Pero la existencia del concepto de autoplagio tiene como propósito establecer que el escritor debe indicar a sus lectores que ese no ha sido el primer uso del material.

Si el autor no indica que el material ya ha sido utilizado y publicado, podría incurrir en una especie de engaño al lector al presentar la información como nueva cuando no lo es. Esto sigue siendo parte de la esencia del plagio, pues se trata de un engaño al lector, que es una parte esencial de la comunidad investigativa.

Ejemplos de autoplagio

Un ejemplo de autoplagio es el republicar textos. Para evitarlo, el autor debe citarse a sí mismo cuando emplee sus obras anteriores. Otro ejemplo de esta falta es conocida como salami slicing (corte de salami). Este ocurre cuando el investigador separa varios aspectos de un estudio para publicarlos más de una vez.

Autoplagio y derechos de autor

Otro aspecto del autoplagio que conviene saber, es que también puede implicar una violación a los derechos de autor. En muchas ocasiones, cuando un autor publica una obra en una revista, por ejemplo, un artículo científico o académico, cede los derechos de autor de dicha obra a la revista en cuestión. Es por esto que el autor de estos artículos debe considerar este aspecto al momento de utilizar de nuevo recursos propios ya publicados. La reutilización de textos, datos e imágenes en nuevas publicaciones con un reconocimiento ausente o ambiguo sobre su difusión anterior también es parte del autoplagio.

Regulación del autoplagio

Para escritores e investigadores que desarrollan trabajos en áreas similares constantemente, pudieran surgir preguntas sobre cómo y cuándo poder utilizar material previo. Esta es un área poco clara con respecto a las normas de plagio en ocasiones, pero la recomendación general es reciclar el material con cuidado y moderación. En lo posible, el escritor debe informarse de la regulación de autoplagio en su área de desenvolvimiento profesional.

La redundancia como consecuencia del autoplagio

Un problema derivado del autoplagio es el de las publicaciones científicas y académicas redundantes. Por norma general, el autor de una obra de este tipo solo puede enviar su artículo a una revista para su revisión, y solo en caso de que ésta rechace la publicación del mismo, podrá enviarlo a una nueva revista en espera de su evaluación. Sin embargo, a pesar de estas medidas, se puede observar que existe cierto nivel de redundancia en las publicaciones, por el reciclaje del material. Es por esto que algunas revistas añaden a su revisión evaluaciones comparativas con el material existente sobre un área, para determinar si el material evaluado se publica o si hay redundancia.

Dar crédito con citación y referencias para prevenir el plagio

La mejor forma de prevenir el plagio es citar debidamente a los autores de las fuentes de información que se utilizan. Además, es necesario colocar un apartado de referencias o bibliografía al final del texto, para dar con detalle la información de las obras consultadas.

Existen diferentes estilos de citación y referencias. El estudiante deberá conocer las normas de citas y referencias que su institución establece, para cumplir con estas pautas antiplagio de acuerdo a los estándares aceptados por sus evaluadores. Existen diferentes tipos de normas de citación, entre las que se pueden destacar las normas APA, Vancouver, Harvard, MLA, IEEE, AMA, ASA y Oxford. Incluso, algunas instituciones han creado sus propios manuales de trabajo para la elaboración y evaluación de los escritos dentro de sus instalaciones.

La importancia de citar correctamente las fuentes externas de información radica en que así el autor permite discernir sobre qué parte del trabajo son ideas propias y cuáles son externas. Así también, permite que el lector interesado en profundizar en el tema sepa a cuáles fuentes acudir en caso de que un extracto citado llame su atención.

Además, la citación no es solo un método para protegernos del plagio. Un texto con una adecuada citación confiere una mayor solidez a lo que se plantea, pues robustece los argumentos y las conclusiones planteadas. Utilizar fuentes externas y citarlas debidamente le confiere seriedad y peso a la investigación.

Por lo general, la parte del trabajo dedicada a las referencias se encuentra en el final. Consta de una lista en orden alfabético de acuerdo con el apellido de los autores, o una lista numérica en función de la aparición de las citas en el cuerpo del trabajo. Suele contener información clave de las fuentes consultadas, como el apellido y la inicial de los autores, la fecha de publicación, el título del trabajo, e información que varía dependiendo del tipo de la fuente, como editorial, número de edición, lugar de publicación o link de acceso.

¿Cómo verificar plagio online?

Existen varias herramientas online que permiten detectar plagio en textos. Muchas de ellas tienen funcionamiento básico al que se puede acceder gratuitamente. Las restricciones más comunes con el uso de software para verificar plagio gratis son el ingreso limitado de palabras por revisión, un número determinado de verificaciones de plagio gratuitas al día, y evaluaciones de plagio más superficiales que las ofrecidas por los planes pagos. Normalmente, cuando el usuario se suscribe a los planes pagados tiene acceso a herramientas más flexibles y búsquedas más profundas. Sin embargo, las herramientas para detectar plagio online gratuitamente pueden ofrecer resultados bastante buenos.

¿Por qué verificar si hay plagio?

La facilidad con la que se puede detectar plagio en un trabajo permite que los estudiantes puedan evaluar su propio trabajo mientras aprenden a utilizar debidamente los recursos de información del entorno. Prevenir la aparición de plagio en nuestros trabajos es tan fácil que no hay excusa que valga.

Bien sea que desees verificar el plagio de textos propios, para asegurarte de que la paráfrasis ha sido buena, o que desees comprobar el nivel de plagio de un trabajo porque debas calificarlo, estas son buenas opciones de software para detectar plagio online gratis:

  • Turnitin (turnitin.com/)

Esta es una de las herramientas para detectar plagio académico más utilizadas a nivel global, gracias a su enorme eficiencia. Permite comparar muchos tipos de contenido con una base de datos amplia que no se limita a los resultados webs, sino que contiene trabajos académicos y científicos. También provee información educativa para alentar al docente a formar a sus alumnos dentro de las prácticas del uso correcto y moral de la información. Contiene seminarios, infografías y otros materiales de enseñanza prácticos para fomentar la autenticidad y la citación responsable entre los alumnos.

  • Plagiarism Checker (smallseotools.com/plagiarism-checker/)

La página smallseotools proporciona un verificador de plagio bastante eficiente. Permite ingresar textos con menos de 1000 palabras, y realiza una comparación al instante del contenido ingresado con múltiples resultados webs al presionar en el botón “Check plagiarism”. La web fragmenta el texto en partes, y proporciona información sobre si ha conseguido plagio o no para cada uno de los segmentos. Luego, emite los resultados del plagio en forma de porcentaje.

  • Plag (plag.es/)

Es compatible con 128 lenguajes, siendo reconocido como sistema nacional de verificación de plagio en 3 países. Es necesario el registro para poder acceder a sus funciones.

Ofrece numerosas ventajas, como la comparación simultánea con trillones de páginas webs, soportar la revisión de documentos con hasta 1000 páginas de longitud, detectar plagio en distintos idiomas, señalar errores de cita en el trabajo y emplear sistemas de navegación y de almacenamiento de información seguros. También permite la edición de los documentos online y sin recargos, conservando el formato original al descargar.

  • Plagiarisma (plagiarisma.net/)

Permite tanto ingresar textos con los comandos de copiar y pegar, como subir un archivo para evaluar su contenido de plagio. Tiene una útil opción que permite ingresar un sitio web en particular sobre el que se prefiera realizar la comparación entre el texto subido y este sitio. Al igual que el software anterior, segmenta el texto introducido en partes, indicando si el segmento es único o contiene plagio, y proporciona el porcentaje de plagio encontrado.

  • Plagium (plagium.com/)

Este software tiene un espacio para ingresar textos de hasta 5000 caracteres. Permite realizar búsquedas rápidas gratuitamente, y búsquedas más profundas con servicios pagos. Al finalizar la búsqueda, ofrece los links en los que se hayan conseguido similitudes, junto con el porcentaje de plagio estimado para cada uno de los links.

En caso de que el link aparezca en color azul, el porcentaje de plagio detectado es bajo. En caso de que sea amarillo, es moderado. Y en caso de que las cifras estén en rojo, quiere decir que el nivel de plagio obtenido fue alto. Si el investigador desea, puede clicar sobre cualquiera de estos links y así obtener resultados subrayados de la página fuente que coinciden con el texto analizado. Este sitio permite utilizar la detección de plagio gratuito varias veces en un mismo día, pero no el uso continuo e ininterrumpido gratis.

  • Viper (scanmyessay.com/app-viper/identity/register)

El traductor de la web Scan My Essay lleva por nombre Viper. Para acceder a sus funciones es necesario registrarse en la web previamente. El funcionamiento gratis está limitado a una cantidad determinada de palabras a la semana.

Permite subir el contenido copiando y pegando, subiendo el archivo desde el ordenador, o incluso desde el drive personal. Este software subraya en amarillo las partes del documento en las que se consiguieron coincidencias, e indica las webs de las que se obtuvieron similitudes para ese segmento del trabajo. Por si fuera poco, también permite descargar el informe de plagio para que puedas tener los resultados a mano sin necesidad de mantener la web abierta; además de contar con asistencia y chat en vivo.

  • CopyScape (copyscape.com/)

Este sitio permite ingresar un texto y compararlo con otro gratuitamente. También permite obtener resultados de plagio comparando con resultados de la red, pero para esto es necesario pagar. Otra ventaja de sus servicios es que permite saber si otra persona ha publicado contenido plagiado nuestro, e incluso ofrece banners que indican que el contenido de un sitio está protegido contra plagio con sus servicios.

  • Plag Scan (plagscan.com/es/)

El sitio PlagScan permite elegir entre una cuenta particular y una cuenta de organización, que se adapta mejor a las necesidades de un instituto educativo o de una empresa. Permite realizar pruebas gratuitas de sus servicios, de hasta 2000 palabras para usuarios particulares. Sus informes de plagio permiten obtener la cantidad de plagio obtenida, los sitios webs en los que se han encontrado coincidencias, personalizar las herramientas, e incluso compartir material y comentarios con un equipo de trabajo. Además, permite subir varios documentos al mismo tiempo, incluso en formato PDF.

  • Docode (docode.cl/)

Es una herramienta para detectar plagio con Google en español, que verifica la autenticidad de textos y documentos al contrastarlos con sitios web dentro de Google. Permite mantener archivados documentos personales, y cuenta con pruebas gratis de 90 días durante los que se pueden analizar unas cuantas palabras a la semana sin pago.

  • Dupli Checker (duplichecker.com/)

Este software online permite ingresar textos de hasta 1000 palabras para ser analizados al instante, al igual que subir archivos con extensión docx. Al finalizar la búsqueda, ofrece los resultados en forma de porcentajes: plagio, autenticidad y significado relacionado.

  • Unicheck (unicheck.com/)

Es un sitio de verificación de plagio online compatible con Google Docs. Permite subir archivos en distintos formatos para su verificación, comparando el contenido con múltiples resultados webs al instante. Permite una pequeña versión gratuita, limitada a 200 palabras al mismo tiempo. La inteligencia con la que ha sido diseñado le permite discernir entre citas, referencias y plagio.

Consideraciones para el uso de software para detectar plagio online

Los software online para verificar plagio son muy útiles, pero es necesario puntualizar que no son infalibles. Algunos, por ejemplo, tienen sistemas que verifican muy bien el plagio literal, pero que podrían pasar por alto similitudes dispersas en el texto. Otro software, en cambio, podría detectar estas similitudes de palabras dispersas, pero quizá pasar por alto un segmento de copia literal. Es por esto que es conveniente utilizar dos o más webs de verificación de plagio simultáneamente, especialmente si el usuario opta por el uso de los servicios gratuitos, que suelen ser más superficiales y algo menos precisos que los planes pagos.

Por otro lado, puede ocurrir que algunos software detecten cantidades anormales de plagio en textos que realmente no lo tienen. Esto sucede especialmente cuando el software se enfoca en similitudes de palabras dispersas y el autor utilizó ciertas palabras claves de un tema que se suelen repetir en temas similares, y debido a la repetición de estas palabras, se pueden obtener resultados de plagio. Para evitar tomar estos falsos positivos como pruebas reales de plagio, basta con aprovechar las herramientas de subrayado que muchos de estos sitios ofrecen, y comprobar por ojo propio que el texto subrayado como plagio tenga sentido.

A pesar de estas limitaciones de la inteligencia artificial, los sitios online para verificar plagio son una herramienta excelente para evitar el plagio no intencional antes de entregar trabajos, o para corregir a fondo los textos entregados para revisión. Simplemente, es necesaria la aplicación del sentido común al momento de utilizar los resultados provistos por cualquiera de las opciones de software mencionadas.

Deja un comentario