Trabajos de investigación

Tabla de contenido

Un trabajo de investigación es un tipo de escrito académico basado en una investigación original que incluye el análisis y la interpretación del autor. Pero puede ser un poco abrumador para empezar.

Por este motivo, se ha creado una guía paso a paso sobre cómo escribir un trabajo de investigación, a través de la cual se observa el proceso de escritura académica parte por parte.

1. Entender la tarea

Parte de completar una evaluación con éxito significa cumplir con las tareas específicas establecidas para ello. Esto implica comprender adecuada y completamente la hoja de tareas de la asignación, lo cual puede lograrse haciendo lo siguiente:

  • Leer cuidadosamente, buscando cualquier aspecto confuso que pueda aclarar el profesor encargado.
  • Identificar el objetivo de la tarea, el plazo de entrega, las especificaciones de longitud, el formato y el método de envío.
  • Hacer una lista con viñetas de los puntos clave; los elementos de la lista se tachan conforme se finalicen, para llevar un adecuado control de las actividades restantes.

En esta etapa, se debe considerar:

  • Marco temporal: ser realista y planificar el tiempo para investigar, escribir y editar.
  • Límite de palabras: trabajar con un tema preciso o específico para evitar tratar de cubrir demasiada información.
  • Propósito: Cada propósito viene con diferentes requisitos. Por ejemplo, ¿tiene como objetivo informar a la gente de algo, persuadirlos para que piensen de manera diferente o animarlos a tomar cierto curso de acción?

2. Comprender al público

Para la interrogante de cómo escribir un trabajo de investigación, es necesario tener en cuenta el público al que va dirigido. Su nivel de conocimiento influye en el estilo de escritura, en la elección de las palabras y en la cantidad de detalles que se necesita en las explicaciones de los conceptos.

Una tesis de maestría generalmente se escribe para una audiencia experta, aunque tal vez se quiera hacerla accesible a una audiencia más amplia. Si se está escribiendo un trabajo de grado, se puedes asumir que el público se encuentra en algún punto entre generalista y experto.

Audiencia Cómo escribir un trabajo de investigación
Generalista Evitar los términos técnicos o, si se debe utilizarlos, incluir definiciones

Evitar detalles excesivos y complejos

Usar oraciones más cortas y sencillas, así como palabras más cortas y sencillas

Usar una explicación lenta y simple para los argumento; presentar la lógica

Ser informativo

Utilizar ejemplos para aclarar los puntos clave

Experto No explicar en exceso, por ejemplo, términos técnicos comunes y los antecedentes obvios

Justificar cuidadosamente las alegaciones

Mostrar matices en los argumentos

Exhibir dominio de la literatura; los expertos notarán las cosas que no se mencionan

3. Elegir un tema para el trabajo de investigación

Existen muchas maneras de generar una idea para un trabajo de investigación, ya sea que prefiera la tradicional lluvia de ideas escribiendo notas, o hablando con un compañero de estudios o profesor para averiguar cómo abordar un tema.

Se puede probar la escritura libre, que implica tomar un tema amplio y escribir continuamente durante dos o tres minutos para identificar absolutamente cualquier cosa relevante que pueda ser interesante.

También puede encontrarse inspiración en otras investigaciones. Las secciones de discusión o recomendaciones de los trabajos de investigación a menudo incluyen ideas para otros temas específicos a examinar.

Una vez que se tenga un área temática principal, entonces puede reducirse para elegir un tema que:

  • Resulte interesante para el investigador.
  • Sea original.
  • Cumpla con los criterios de la asignación.
  • Sea posible investigar.

Es importante recordar que la idea sea tanto original como específica. Por ejemplo, un trabajo que siga la cronología de la Segunda Guerra Mundial no sería lo suficientemente original o específico. Un documento sobre la experiencia de los ciudadanos daneses que vivieron cerca de la frontera alemana durante la Segunda Guerra Mundial sería específico y podría ser lo suficientemente original. Es entonces donde entra en juego el siguiente paso.

4. Realizar una investigación preliminar

Es recomendable tomar nota de cualquier discusión que parezca importante para el tema, y tratar de encontrar un tema en el que pueda centrarse el trabajo. También, utilizar varios tipos de fuentes, incluyendo revistas, libros y sitios web confiables, para así asegurar de que no se pierda nada evidente.

No sólo se deben verificar las ideas que tienen en mente, sino que se deben buscar fuentes que contradigan el punto de vista, para evitar el sesgo de confirmación.

  • ¿Hay algo que la gente parece pasar por alto en las fuentes que se están investigando?
  • ¿Hay algún debate acalorado que se pueda abordar?
  • ¿El investigador tiene una opinión única sobre su tema de investigación?
  • ¿Ha habido desarrollos recientes que se relacionen con la investigación existente?

En esta etapa, puede ser útil formular algunas preguntas de investigación para optimizar la orientación sobre el tema. Éstas se utilizan más comúnmente en una tesis o disertación que en un ensayo. Para escribir las preguntas de investigación, el investigador puede tratar de terminar las siguientes oraciones: «Quiero saber cómo/qué/por qué…»

Además, esta etapa también ayudará a determinar si existe un posible fallo en el argumento. Si se consigue un fallo, se puede ajustar el argumento o tema en esta etapa.

La mayoría de los investigadores no llevan a cabo una gran cantidad de investigación en este punto. Es solamente para asegurar que el documento está en el camino correcto y para tener una mejor idea de la literatura existente.

5. Desarrollar una declaración de tesis

Una declaración de tesis es una declaración de su argumento central. Para ello, se debe establecer el propósito y la posición de dicho trabajo. Si el investigador ha empezado con una pregunta de investigación, la declaración de la tesis debe responderla. También debe mostrar qué evidencia y razonamiento usará para apoyar esa respuesta.

La declaración de la tesis debe ser concisa, contenciosa y coherente. Esto significa que debe resumir brevemente el argumento en una o dos oraciones; hacer una afirmación que requiera más evidencia o análisis; y hacer un punto coherente que se relacione con cada parte del trabajo.

Lo más probable es que se realicen revisiones y refinamientos de la declaración de la tesis a medida que se haga más investigación, pero puede servir como guía a lo largo del proceso de redacción. Cada párrafo debe tener como objetivo apoyar y desarrollar esta afirmación central.

6. Crear un esquema de un documento de investigación

El esquema de un documento de investigación funciona como una guía efectiva para usar durante el proceso de escritura. Esencialmente es una lista de los temas, argumentos y evidencias clave que el investigador incluirá, dividida en secciones con encabezados para que el trabajo esté planificado antes de que empiece la redacción.

Un bosquejo de un trabajo de investigación puede ayudar a que el proceso de escritura sea mucho más eficiente, por lo que vale la pena dedicar el tiempo necesario para crear uno adecuado.

7. Estructura de los párrafos

Los párrafos son los elementos básicos de los documentos de investigación. Cada uno debe centrarse en una sola afirmación o idea que ayude a establecer el argumento o propósito general del trabajo.

A continuación se muestra el aspecto que debe tener un párrafo.

Ejemplo de párrafo

El ensayo de George Orwell de 1946 «La política y el idioma inglés» ha tenido un impacto duradero en el pensamiento acerca de la relación entre la política y el idioma [Frase del tema: introduce la idea que se debe explorar en el párrafo]. Este impacto es particularmente obvio a la luz de los diversos artículos de revisión crítica que han hecho referencia al ensayo recientemente [Evidencia: introduce o vincula pruebas de la idea esbozada en la frase del tema]. Por ejemplo, consideremos el artículo de Mark Falcoff de 2009 en The National Review Online, «The Perversion of Language; or, Orwell Revisited», en el que analiza varias palabras comunes («activista», «líder de los derechos civiles», «diversidad» y más [Ejemplos: proporciona pruebas o ejemplos más específicos que apoyen la frase del tema]. El análisis detallado de Falcoff sobre la ambigüedad del lenguaje político refleja intencionadamente el análisis punto por punto del propio Orwell sobre el lenguaje político de su época [Explicación de los ejemplos: explica cómo la evidencia que se acaba de dar se relaciona con la frase del tema]. Incluso 63 años después de su publicación, el ensayo de Orwell es emulado por los pensadores contemporáneos [Cierre: esta frase resume el punto principal que se ha planteado hasta ahora].

8. Escribir un primer borrador del documento de investigación

El primer borrador no debe ser el último, ya que puede pulirse más tarde. El objetivo principal en esta etapa es:

  • Convertir las ideas en argumentos viables.
  • Añadir detalles a estos argumentos.
  • Tener una idea de cómo será el producto final.

No es necesario que el trabajo empiece en la introducción. Se puede empezar a escribir donde parezca más natural; algunos prefieren terminar primero las secciones más difíciles, mientras que otros optan por empezar con la parte más fácil. Si se ha creado un esquema de un trabajo de investigación, se puede utilizar como un mapa mientras se trabaja.

No es recomendable eliminar secciones grandes de texto. Si una parte del escrito comienza a no quedar demasiado bien, es preferible moverlo a otro documento, pero no perderlo completamente, ya que nunca se sabe si puede ser útil más tarde.

Las prioridades al escribir el primer borrador deben ser:

  • Mantener el impulso hacia adelante: escribir ahora, perfeccionar después.
  • Prestar atención a una organización clara y a un orden lógico de los párrafos y las oraciones, para que sirva de mejor apoyo cuando se llegue al segundo borrador.
  • Expresar las ideas tan claramente como sea posible, para que el investigador recuerde lo que estaba tratando de decir cuando llegue a la etapa de perfeccionar el texto.
  • Mantener la flexibilidad de los argumentos. Estar preparado para cambiar o abandonar los argumentos si es necesario. En caso de que ocurra un atasco en una sección, es preferible pasar a otra por un tiempo, y volver a dicha sección más tarde.
  • Citar con claridad. Las citas no tienen por qué ser perfectas todavía, pero se ahorra tiempo si se incluye lo esencial desde el comienzo, como el nombre del autor, el año de publicación y los números de página con la información pertinente.

9. Escribir una introducción al trabajo de investigación

La introducción suele abordar tres preguntas: ¿Qué? ¿Por qué? ¿Cómo?

En una tesis o disertación, la introducción tiene requisitos estrictos sobre qué incluir exactamente. Para un ensayo, la introducción sirve como un «gancho», diseñado para trasladar al lector de lo que ya sabe de antemano, a la información que el investigador planea discutir o convencer. Se debe recordar que la introducción de un ensayo debe ser concisa y no debe contener ningún argumento.

Después de terminar la introducción, el lector debe saber de qué trata el ensayo y por qué vale la pena leerlo.

Para ello, debe existir especificidad sobre el tema del ensayo, introduciendo los antecedentes y definir los elementos clave como los términos, las teorías y los detalles históricos. Si se está escribiendo un ensayo más largo con una revisión de literatura, se debe dar una idea de cómo el argumento encaja con la investigación existente.

¿Por qué? Esta es la parte más importante, pero también la más difícil, de la introducción. Se debe tratar de ofrecer respuestas breves a las siguientes preguntas: ¿Qué material nuevo o punto de vista se está ofreciendo? ¿Qué temas importantes ayuda a definir o responder el ensayo?

¿Cómo? El lector necesita saber cómo procederá el ensayo. Por lo tanto, la introducción debe incluir un «mapa» de lo que se va a discutir o presentar brevemente todos los elementos clave del documento en orden cronológico.

10. Escribir un texto convincente

La mayor lucha que enfrentan la mayoría de los escritores es cómo organizar la información presentada en el documento, que es una de las razones por las que el bosquejo de un documento de investigación es tan útil. Sin embargo, es importarte recordar que el esquema es sólo una guía y, al escribir, existe flexibilidad con el orden en que se presenta la información y los argumentos.

Una forma de mantenerse en el camino es emplear la declaración de tesis y las frases del tema de los pasos anteriores. Comprobar las frases temáticas frente a la declaración de la tesis; las frases temáticas frente a cada una de ellas, para ver las similitudes y el orden lógico; y cada frase frente a la frase temática de ese párrafo. Así también, no permitirse dominar por las fuentes, sino utilizarlas a medida que se vuelven relevantes para lo que se está escribiendo.

Después de completar el primer borrador, conviene condensar los párrafos en únicamente oraciones temáticas, para luego leerlas una por una; para así tener en cuenta los párrafos que parecen cubrir las mismas cosas. Si dos párrafos discuten algo similar, deben abordar el tema de manera diferente. También es fundamental comprobar que las transiciones entre los párrafos sean fluidas.

11. Escribir la conclusión del trabajo de investigación

La conclusión está diseñada para ayudar al lector a salir del argumento del artículo, dándole un sentido de finalidad.

Para ello, se traza el curso del trabajo, enfatizando cómo se une todo para probar la declaración de tesis. Se debe dar al trabajo un sentido de finalidad, asegurando que el lector pueda entender cómo el trabajo ha resuelto los asuntos planteados en la introducción. Recapitular el qué, el por qué y el cómo, y tratar de mostrar cómo se ven las ideas clave mencionadas en la introducción ahora que el punto está establecido.

12. El segundo borrador

Hay cuatro consideraciones principales cuando se trata del segundo borrador:

  • Comprobar cómo la visión del trabajo se alinea con el primer borrador y, lo que es más importante, que el trabajo sigue respondiendo a la tarea prevista.
  • Identificar cualquier supuesto que pueda requerir una justificación (más sustancial), teniendo en cuenta ante todo la perspectiva del lector. Eliminar estos puntos si no pueden justificarse más.
  • Admitir la posibilidad de reorganizar las ideas. Comprobar si alguna sección se siente fuera de lugar y si las ideas podrían estar mejor organizadas.
  • Si se da el caso que las viejas ideas no encajan tan bien como se había previsto, deben recortarse o condensarse. También se podría dar el caso de conseguir ideas nuevas y bien adaptadas durante la redacción del primer borrador. Y este es el momento de hacerlas parte del papel.

También se pueden discutir las consecuencias más generales del argumento, esbozar lo que el documento ofrece a los futuros estudiantes del tema y sugerir cualquier pregunta que el argumento del documento plantee pero que no responda, bien sea porque no esté a su alcance o porque se encuentra fuera de su intención.

Lo que no debe hacerse:

  • Ofrecer nuevos argumentos o información esencial.
  • Ocupar más espacio del necesario.
  • Comenzar con frases que indiquen que está terminando el trabajo.

13. El proceso de revisión

El objetivo durante el proceso de revisión y corrección es asegurarse de que se han completado todas las tareas necesarias y que el papel está tan bien articulado como sea posible.

Preocupaciones globales

  • Propósito: confirmar que el papel complete cada tarea especificada en la hoja de asignación.
  • Verificar la organización lógica y el flujo de párrafos.
  • Verificar los párrafos con la introducción y la declaración de la tesis.

Detalles pequeños

Comprobar el contenido de cada párrafo, asegurándose de que:

  • Cada oración ayude a apoyar la frase del tema.
  • No haya ninguna información innecesaria o irrelevante.
  • Se identifiquen todos los términos técnicos que la audiencia pueda desconocer.

A continuación, se debe pensar en la articulación de la oración, los errores gramaticales y el formato. Para ello, es necesario buscar los errores tipográficos, cortar las palabras innecesarias y comprobar la coherencia con aspectos como el formato del encabezado y la ortografía.

Aquí hay algunos consejos para asegurar que no se pasa nada por alto:

  • Leer el artículo en voz alta, lo que obligará al investigador ir más despacio y mirar más de cerca cada palabra.
  • Cambiar las fuentes, ya que ayuda a detectar errores al hacer que el texto sea menos familiar.
  • Editar una copia impresa. Seguir cada palabra con un bolígrafo o lápiz.
  • Hacer que alguien más lea y tome notas.

Por último, debe haber una revisión final para garantizar que el trabajo está correctamente formateado de acuerdo con las reglas del estilo de cita que se está utilizando. Por ejemplo, podría necesitar incluir un encabezado de MLA o crear una página de título de la APA.

Checklist de verificación trabajo de investigación

He seguido todas las instrucciones de la hoja de asignación.

He seguido todas las pautas de formato (números de página añadidos, información de identificación incluida, el espaciado es correcto, la fuente es uniforme, etc.).

Al final del trabajo tengo una lista de referencias cuidadosamente formateada, que se ajusta a las directrices del manual de estilo apropiado (por ejemplo, estilo APA o Vancouver).

He proporcionado una citación en el texto con el formato apropiado para cada fragmento de información de otra fuente.

He abordado cualquier comentario de mi profesor o supervisor.

Tengo una introducción interesante, que da una idea de cuál es mi tema, por qué es importante y cómo lo discutiré.

Todos los subargumentos o afirmaciones clave se señalan brevemente o se esbozan en la introducción.

Cerca del comienzo de cada párrafo, he utilizado una buena frase del tema.

Cada párrafo está unificado para transmitir una idea específica.

La relación entre cada párrafo y el párrafo o sección anterior se aclara mediante una buena transición, en o antes de la oración temática.

La relación entre cada párrafo y la tesis del trabajo es clara.

Ningún párrafo es irrazonablemente corto o largo, siendo sólo lo suficientemente largo para explicar o probar el punto.

La relación entre cada oración y la oración anterior se aclara, ya sea a través de la continuidad en el tema o de una palabra o frase de transición apropiada.

Tengo una conclusión que no presenta ningún apoyo argumentativo nuevo a la tesis, no se limita a repetir la información dada en la introducción y no deja al lector insatisfecho o confundido.

He revisado el documento cuidadosamente, teniendo en cuenta tanto las preocupaciones globales como los detalles más finos.

Comparte este post con más estudiantes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
¿Necesitas crear referencias a menudo?

Añade ReferenciasBibliograficas.com a marcadores (favoritos) para entrar en un click. Por favor, teclea:

  • CTRL + D (en Windows)
  • Command + D (en Mac)